domingo, 28 de julio de 2013

De cuando te rompen el corazón y empiezas a escribir un nuevo blog


 
 
 
Hay veces en las que te rompen el corazón en mil pedazos (trozo arriba, trozo abajo). Eso es malo, es evidente, pero lo peor llega en el momento en el que intentas volver a recomponer esos pedacitos y te das cuenta de que algunos se han perdido y otros, sencillamente, ya no encajan. En otras ocasiones se da la situación siguiente: tienes todas las piezas, encajan, pero la forma resultante de la yuxtaposición de las mismas ya no es la de un corazón, sino la de una vaca tibetana, si es que eso tiene sentido.

A mi me han roto el corazón. Realmente no sé en qué estadio del proceso de recomposición me encuentro. Tal vez, incluso, peque de optimismo al dar por sentado que estoy en fase de recuperación, pero vamos a dar por bueno el hecho de que desde la eclosión coronaria no se puede ir a peor, con lo cual a partir de entonces, todo es ya regeneración y mejora. Lenta, si se quiere, pero mejora al fin y al cabo.

Pues bien, quisiera tener el dudoso honor de presentar mi nuevo blog, en el que, a modo de vertedero, iré arrojando toda la materia dolorosa y tejido inerte resultante del proceso de sanación y depuración al que pretendo someter a mi nuevo corazón con forma de vaca tibetana, si es que, como anteriormente apuntaba, eso existe.

Hasta ahora, en mi blog “quemecuento”, he empleado el sentido del humor como vehículo para expresar y dar rienda suelta a mi aletargada y, en ocasiones, perezosa creatividad. Dicen que hacer reír es mucho más difícil que hacer llorar. No lo sé. Es posible. Sin embargo, imagino que hacer llorar de risa será más complicado todavía. Por no hablar de hacer reír de llanto, que debe de ser la leche (de vaca tibetana, obviamente).

En mi nuevo blog “Meine leere Regale” tendrá cabida todo. Humor, llanto, humor, creo que no me dejo nada… ¡Ah!, por cierto, “Meine leere Regale” significa “Mis estanterías vacías” en alemán, idioma en el que por razones de subsistencia me debo desenvolver en estos momentos en mi día a día. La elección del nombre no es casual. Para mi la estantería vacía es una metáfora que describe de manera bastante gráfica cómo se siente uno cuando, con el corazón roto, se ve obligado a emigrar para ganarse la vida en otro país. La estantería vacía simboliza el hueco que lo invade todo. O casi todo. Pero al mismo tiempo significa la promesa de una esperanza, la promesa de un espacio en el que los “libros” que conforman nuestra vida irán encontrando su sitio y acomodo.

El primer paso está dado.

http://misestanteriasvacias.blogspot.com.es
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te ha gustado esto, tal vez te interese